Queridos Amigos…

Piedras en Equilibrio

  buena  El trabajo de Pedro Durán se enmarca en el así llamado Land Art, una corriente artística que, a pesar de haber surgido ya en los años sesenta, es en estos últimos años cuando está adquiriendo más popularidad.
Este tipo de creaciones, en las que se utilizan los elementos de la naturaleza pero pasados por la mano y la mente humana, son en realidad tan antiguos como el arte en sí: al fin y al cabo, el ser humano siempre se ha servido de los elementos que tenía a su disposición para crear belleza. Pero además, el Land Art utiliza también como marco de la creación el propio entorno natural.

La particularidad de las creaciones de Pedro Durán reside en su especialización en las piedras, que siempre llamaron su atención y a las que incluso está unido por su propio nombre. Sus esculturas se caracterizan por una obcecada búsqueda de equilibrios imposibles, de composición hecha únicamente con piedras. Sin embargo, lo que parecen esculturas de lógica completamente inverosímil, son, paradójicamente, justo lo contrario, pues todo se reduce al simple y aplastante principio por el que se rige cualquier ente material en este planeta: la fuerza de la gravedad.img_8354

Un elemento recurrente en la obra de Pedro Durán es el agua. Ya sea dulce o salada, en forma de nubes o de rocío, quieta transmitiendo una calma celestial o en movimiento recordándonos la energía y la fuerza de la Tierra: agua como símbolo de vida y de pureza. El sonido de cascadas, de agua fluyendo o chapoteando entre las rocas, de gotitas salpicando alegremente a su paso, o del chorro de agua cayendo con decisión y hundiéndose en las profundidades… son como una mantra que repite el río.
Cada lugar es elegido con esmero y detalle, en un entorno casi siempre natural y apartado del mundanal ruido, donde el artista entra en conexión con la naturaleza y consigo mismo. Se vuelve uno con las piedras, de forma que ellas hacen lo que él les dice. Cada escultura no es sino uno de sus pensamientos, que se materializa delante de él según lo elabora en su mente. Hombre y piedras respirando al unísono.”

Rocío Agar Marco

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *